jueves, 20 de junio de 2013

Fotografiando la intuición

Me ha resultado difícil hasta ahora plasmar una nota en donde se vea el proceso de creación de un cuerpo de un señuelo. Por simple que sean las formas, no es simple transmitir un método concreto  para lograrlas y creo que tampoco me detengo mucho a pensar en como llego a los resultados, mas bien creo que lo hago siguiendo "una intuición"...y de ahí el nombre de la nota.

Si bien es cierto que esta etapa de modelar la madera, la mayor parte del trabajo lo hago sobre un disco de lija montado en un motor, también es cierto que solo lo uso por una cuestión de tiempo, ya que de esta manera resulta muy rápido darle la forma al menos en su vista lateral y vista superior. Pero esto no quiere decir que no se pueda hacer con un simple tallado, usando alguna herramienta de corte de uso muy común.

Trataré de mostrar, a través de una secuencia fotográfica, como he llegado a tallar algunos cuerpos de señuelos simil Rapala Floating Mágnum en  140 mm de largo




Como regla general, para poder hacer una buena copia del cuerpo es casi imprescindible contar con un original en mano y es por eso que elegí un señuelo que es fácil de conseguir (además de fácil de tallar) y si no es de nuestra propiedad, cualquier amigo pescador nos facilitará alguno para poder copiarlo.

La opción de bajar imágenes de internet, haciendo un estudio de perspectivas y vistas, e inclusive poniendo a escala imágenes con algún programa acorde, a fin de poder dimensionar bien el cuerpo, es válida para cuando queremos hacer algún señuelo de esos inconseguibles ya sea por lo exótico o por discontinuado, pero nada nos dará mas seguridad que tener el señuelo en cuestión en nuestro poder.

Materiales:

  • Un taco de madera de dimensiones acorde al señuelo a tallar


Herramientas:

  • Trincheta (bien filosa!)
  • Lijas (N°80; 100 y 220)
  • Serrucho (opcional)



Manos a la obra:

Arranco eligiendo un taco de madera que tenga las dimensiones apropiadas para poder obtener el volumen total del cuerpo en sus tres dimensiones. En este caso se trata de cedro de 1" de espesor, que he cortado en un largo de 142 mm por 32 mm de ancho.

Simplemente apoyando el señuelo sobre la madera dibujo la silueta del mismo. Sería conveniente hacer una plantilla en cartón porque ademas me queda de reserva para futuros trabajos, pero la verdad es que la tengo hecha y se contrapone un poco con el espíritu de lo que quiero mostrar, si la nota llega a buen puerto.

Taco de madera con la silueta dibujada.




Con la ayuda de un serrucho de costilla de diente bien chico aproximo la forma con cortes casi tangentes a las curvas que así lo permitan, haciendo que el trabajo de desbaste sea mucho menor. De otra forma todo esa madera sobrante deberá ser quitada a corte de trincheta y resulta mas laborioso.




Ahora con una trincheta tipo bisturí comenzaré a dar forma al taco, solo en su vista lateral.  Es bueno en este caso arrancar con una hoja nueva que entregue todo su potencial de corte.




Con paciencia y disfrutando cada pasada del filo de la trincheta, voy eliminando material con cortes no muy largos, tratando de llegar al borde de la línea y llevando todo el espesor de la madera de forma pareja. En este caso arranco por el lomo.



De la misma manera hago sobre la panza del señuelo.

Por regla general, siempre debe cortarse la madera en "sentido de la veta". En casi la totalidad de las maderas encontraremos que la veta responde mucho mejor al corte en un sentido que en otro, llamado generalmente "contraveta".

Tallar la madera en el "sentido de la veta"  significa seguir la dirección de las mismas teniendo como resultado una superficie lisa en donde se ve de forma nítida la estructura de la madera, por lo contrario, cuando lo hacemos a "contraveta"  se "arrancan" en formas de astilla  generando una superficie mucho mas rugosa.

Sucede muchas veces que por cuestiones de forma del trabajo se debe trabajar a "contraveta". En este caso y para no arruinar el material y obtener una superficie aceptable, debemos hacer cortes bien cortos, prestando atención a que no se "arranque" la veta y usando una herramienta que esté siempre bien afilada.

En la siguiente fotografía el cuerpo ya presenta la forma del perfil.


Trazando un eje sobre longitudinal sobre lo que sería el lomo del señuelo, puedo dibujar la silueta del mismo






Sigo desbastando en bruto la madera, tratando de no pasarme de la linea que me marca el contorno de la silueta y cuando culmine esta etapa tendré el cuerpo "conformado" en sus tres dimensiones.

Una pequeña advertencia:

Sería imprudente de mi parte, y sabiendo que hay muchos nóveles hobbistas que leen este blog, no advertir a cerca de los riesgos que conlleva el uso de una herramienta de mano de excesivo filo como la necesaria para realizar esta simple tarea.

Nuestras manos son una compleja "maquinaria" de asombrosa precisión y dotada de los mas asombrosos movimientos. Alguna vez el amigo; médico y gran pescador Juan Recondo nos enseñó  que ante la clavada de un anzuelo en ella nunca es recomendable quitarlo por medio de un tirón, ya que se puede lastimar algún nervio y esto puede afectar esta "maquinaria" de forma permanente.

Es de imaginar que un corte producido por una herramienta tan filosa debe tener consecuencias mas que grabes para nuestras manos y es por ello que para la tarea de tallado es fundamental realizar siempre los cortes en forma opuesta a como tenemos asido el taco de madera, de la forma en que puede verse en la siguiente fotografía.

De esta manera, si la herramienta zafa nuestros dedos estarán a salvo del filo.


Por el contrario, el tipo de movimiento que se ve en la siguiente toma, terminan muy a menudo con un accidente.


Me fui por la ramas....

Volviendo a mi talla, acá puede verse como el cuerpo va tomando forma, visto desde el lomo.




En la siguiente toma, el cuerpo ya muestra su silueta. 

Visto desde el lomo o visto desde la panza, aún no se identifican, ya que esa forma por ahora solo puede verse mirando la silueta de perfil.... se entiende?





En esta vista de perfil, el lomo del señuelo está para abajo.  (esto me jugó una mala pasada y ya veremos por que)




Para comenzar a redondear el cuerpo, trazo a mano alzada una línea que me indica el máximo de la curvatura, y aquí está el error que por suerte puede verlo a tiempo y no malformar el cuerpo.




Comienzo pues, a desbastar los vértices del cuerpo, pero ahora tratando de hacerlo en forma redondeada y no plana como lo hice hasta ahora.

Notita I:

Es probable que en algún momento el filo de la herramienta profundice el corte, sacando mas material que el que queremos. No importa!.... detenemos el corte y con otro corte transversal sacamos esa pequeña astilla. De esta forma nos aseguramos no quitar material de mas







Cuando paré la talla porque enterré de mas el filo de la trincheta en la madera descubrí mi error!!! EL cuerpo es mucho mas fino en la panza que en el lomo, mas o menos a partir de los dos tercios de su lateral. O sea que mi línea quía dibujada a mano alzada estaba exactamente al revés....

No me voy a detener a borrarla!... Simplemente volví a dibujarla en el lugar correcto, haciendo algún garabato sobre la otra para estar atento y no volver a confundirme....zafé la nota!





Ahora si!... sigo desbastando la madera en la zona de la panza, tratando de llevar ambos lados de forma pareja y simpetrica, pero sin llegar al extremo de la cabeza. Esto hará naturalemente que aparezca en ensanche de las agallas a partir de donde se forma la cabeza del señuelo.



Las siguientes tomas son una secuencia de como fui redondeando el cuerpo hacia el lomo y hacia la panza, tomando como guía la linea longitudinal del lomo y la que marque en el lateral y que me indica un tercio hacia el lomo y dos tercios hacia la panza, teniendo siempre cuidado de no tocar por ahora la zona de la cabeza desde abajo.













Llega el momento de darle forma a la cabeza. Tomo como punto de partida que arranca en el pequeño rebaje que da forma a las agallas.



Una curva dibujada a mano alzada me ayudará a hacer este rebaje.



Traslado los extremos de esa cuerva a travéz de la parte posterior de la cabeza para dibujar la misma curva lo mas aproximada posible en el otro perfil




Ahora si, con cuidado, usando la punta del filo, corto transversalmente la veta para formar el rebaje y a partir de dicho corte sigo rebajando la silueta hacia la cola y hacia el lomo del señuelo y ya puedo darle la forma aproximada a la cabeza.

Todo esto trato de plasmarlo en la siguiente secuencia fotográfica, haciendo hincapié que me es fundamental ir viendo la forma del original para tratar de copiarla.....

Notita II:

Sería prudente también comentar que para copiar bien las dimensiones del original es óptimo el uso de un compás de comparación para ir, justamente, comparando las medidas del ancho del cuerpo, al menos en dos o tres secciones, pero seguramente ustedes, amigos lectores de Artesanías que Pescan, me habrán visto pregonar a cerca del uso de una herramienta de uso, para mi,  fun-da-men-tal: "El Ojímetro"...

Perdón por el "sincericidio", pero les mentiría si les digo que he hecho uso de un compás de comparación, que de hecho luce hermoso en mi tablero de herramientas. Me he limitado a comparar las dimensiones "a ojo" presentado la talla sobre el cuerpo del original.

Y ya que estamos voy a explayarme a cerca de esta herramienta tan particular, "El Ojímetro", y su diferencia fundamental con otra muy difundida: "El Masomenómetro".

Cuando uso "El Ojímetro", trato por medio de la vista de copiar, medir (o sea comparar)  alguna dimensión, una curvatura, una forma en particular, y trato que sea lo mas exacto posible, pero sin usar otro tipo de herramienta de medición (o sea de comparación).

El "Masomenómetro" me indica que la tarea será realizada sin mayores pretensiones, o sea que el resultado será "mas o menos" aceptable.

Resumiendo: "El Ojímetro" es una herramienta de precisión, en cambio el "Masomenómetro" no.
















Llegó el momento de hacerle honor al lema de la casa: hacerse amigo de las lijas!

Taco de madera mediante, lija N°80 algo gastada y a sacar el inevitable facetado producido por la trincheta.

Ojo!... Tratando siempre de lijar a favor de la veta, tal cual venía cortando con la herramienta. Es cierto que en la zona del rebaje de las agallas haré un poquito de trampa y lijaré a contraveta, pero lo mínimo y necesario para no perder la forma tallada.








Una vez lograda la forma final, llega el turno de cambiar de lijas para comenzar a pulir la madera. Arranco con lija N°100 (Gracias Emiliano!)






Y finalmente el turno de la lija N°220.















Obviamente tengo que seguir lijando, aumentando el número de grano de la lija progresivamente hasta llegar a una lija N°400, pero antes que eso, debo proceder al montaje de los accesorios que harán que estos cuerpos se transformen en señuelos (alma de acero y paletas), pero eso será motivo de otra nota.

Mil disculpas por los divagues que sin releer la nota intuyo que son muchos

Buena Pesca!

6 comentarios:

  1. Muy buena la nota Telmo, evidentemente el uso de esas dos herramientas, ojimetro y masomenómetro en el caso tuyo están mas que bien calibradas por la constancia en la fabricación de artesanales que pescan, en el caso de un nobelísimo pretendiente del titulo de artesano, como yo...lo mas probable es que terminemos en mal puerto así que todas las herramientas que nos puedan ayudar en el trabajo hasta calibrar correctamente el oji y el maso...ji ji ji ji, nos llevaran seguramente a no arruinar nuestro primer laburo. un abrazo grande MAESTRO, Y COMO SIEMPRE UN LUJO LEERTE!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pulgar sostiene madera, índice abraza trincheta cuyo filo va en un orgásmico corte deslizante por la madera hasta frenarse a milímetros del pulgar.....
    Después de ver esos rulos de cedro me dieron muchas ganas de tallar un señuelo! pero hace una fresca en mi improvisado taller...

    Telmo sos un groso amigo!
    Buenísima nota!


    Juano_

    ResponderEliminar
  3. Que artesano Telmo, un placer leer estas notas. Abzo!

    ResponderEliminar
  4. Aunque estoy en las sombras sigo agazapado cada creacion y explicacion que nos das!!! sos un groso total y espero algun dia poder llegar al tallercito que me permita dar rienda suelta a mi imaginacion señueril!!!
    Hermosas fotos y muy tentadoras, si hasta puedo oler la madera!!!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones Telmo!! todo un pacer ver tus trabajos, solo los que estamos en esto conocemos el placer de cada corte, cada detalle, el placer de imprimir un sentimiento en lo que hacemos.
    Saludos
    https://www.facebook.com/PaceLures

    ResponderEliminar
  6. Gracias Guillermo! ya me doy una vuelta a chusmear tus laburos! Abrazo!

    ResponderEliminar